Individualismo en Red

Creo que todos estamos inmersos en esta grave situación y debemos hacernos algunas preguntas, quizás no las mismas que se hizo la investigadora, dado que esas ya son un fiel reflejo de la cultura nacional y latinoamericana. Coincido plenamente con la Arq. Falivene en que la tecnología es una herramienta de trabajo y hay que aprender a sacarle provecho de la mejor manera posible. El impacto de la tecnología en la ecología de las organizaciones mundiales, es más que sorprendente. En los tiempos que vivimos, gracias a internet, podemos acceder a la información de manera instantánea, con mucha facilidad y sin inconvenientes. Es un espacio donde tan solo en segundos se crea un fluido intercambio y cooperación con el resto del universo virtual. Puede que en algún momento confundamos la conexión con la amistad, o con la compañía, pero no creo que sea pura y exclusivamente la soledad lo que impulse a estar en red, yo agregaría que es un común denominador para no quedarse fuera del sistema. Hoy en día, ser parte de algo es muy importante, mas si está de moda y si todos lo hacen. Por esta misma razón, observamos cómo hasta los adultos mayores se interiorizan para no quedarse fuera del auge, aquellos que en varias oportunidades estuvieron en contra de la tecnología, los que siempre criticaron a las grandes masas y poderíos virtuales, hoy, pertenecen a una misma comunidad, y seguramente, aquellos que todavía no están involucrados por estas y otras razones más, muy pronto lo estarán. Somos parte de un universo y la conexión permanente, es integrante de ese espacio en común que nos hace personas. Cada vez es más fácil acceder a una banda ancha en nuestros hogares y a planes económicos de internet libre en nuestros celulares. Durante estos días, grandes gestiones de gobiernos locales, nos proponen hacer denuncias a través de nuestros teléfonos, comprar comida, leer el diario, adquirir productos, saldar deudas, transferir dinero, entre otras. La practicidad, espontaneidad y comodidad nos insta a estar cada vez más conectados con aparatos más veloces y de última generación. Prácticamente el mundo nos impulsa a involucrarnos cada vez en este sistema, que es práctico, cómodo y moderno. En este territorio, todos los rubros son válidos, la política, la religión, la educación y hasta los distintos niveles socioeconómicos. El mundo gira alrededor de internet, los políticos se hacen famosos a través de la red, y en algunos países, gracias a este sistema, militantes y activistas han llegado a la presidencia. La accesibilidad es permanente y absoluta. Aterrizando en nuestro país, vemos como la conexión se incrementa a menudo, actualmente se expande más de un 30% anual. Según un estudio reciente, el 90% de los cibernautas argentinos, permanece conectado más de 3 horas diarias, ascendiendo a los 25 millones de personas. Son cifras concluyentes y reitero, lo vivimos todos los días y en todo lugar. Muchos de nosotros nos informamos, otros compramos, otros contamos nuestros afectos, y otros nos enteramos de sucesos. Me gustaría parafrasear un desafío que nos plantea Manuel Castells, en su edición “Comunicación y Poder”, donde nos propone que la mente pública se construye mediante la interconexión de mentes individuales, como la nuestra. Así que, si pensamos de otra manera, las redes de comunicación funcionarán de otra manera, con la condición de que no seamos nosotros solos, sino muchos los que estemos dispuestos a construir las redes de nuestras vidas, al igual que en nuestro cuerpo, las células se interconectan a través de la sinapsis y envían información compleja para conformar un aparato perfecto. Aprovechemos al máximo esta fuente de comunicación, saquemos un mejor provecho de cada una de las aplicaciones, viviendo un mundo en libertad, sin olvidar nuestros orígenes, nuestros afectos y las tradiciones más importantes que nos inculcaron de pequeños que están ligadas a los afectos mas sentidos.

error: Content is protected !!