Nota con Pablo Fassina

El Programa Carnaval Porteño se encarga de coordinar, programar, ejecutar y llevar adelante el circuito oficial del evento, articulando con las diferentes partes que lo conforman como murgas, corsos o agrupaciones de carnaval en general.

Asimismo, es el responsable de hacer el nexo con los diferentes ministerios y dependencias estatales para garantizar una correcta organización.

Más allá de que en los últimos años, sobre todo desde la reinstauración de los feriados propios de la festividad, la actividad ha tomado una gran notoriedad púbica, algunos de los integrantes de las agrupaciones participantes reclaman que la difusión no es suficiente.

“Sin lugar a dudas, hay muchos aspectos a tener en cuenta al momento de la organización. El carnaval es un movimiento muy grande, que involucra a diferentes actores y aún hay muchas partes a mejorar. Una de ellas es la difusión, como así también la organización de los corsos en sí y algunas cuestiones técnicas relacionadas a la producción”, admitió Pablo Fassina, coordinador del programa Carnaval Porteño.

Aún así, el funcionario aseguró a Roberto C Villalobos que, desde que él está en la gestión, “la difusión se ha ido aumentando”.

“Para el 2014 y, también el año pasado, tuvimos un suplemento especial que salió con el diario Muy, dedicado íntegramente al carnaval porteño. Es cierto que faltaría más publicidad en la vía pública, pero estamos trabajando en ello”, afirmó.

Fassina también habló de las tareas que han emprendido con el fin de mejorar la calidad de los espectáculos: “Todas las agrupaciones de carnaval están abocadas a elevar el nivel artístico. El jurado hace las veces de evaluador y pone una vara respecto a lo que es artísticamente bueno para mostrarle al público. Es por eso que se los capacita durante el año y se trabaja mucho con ellos”.

“El año pasado se duplicó la cantidad de corsos evaluadores y se pasó de 4 a 8. Esto es porque entendemos que pasar por una doble instancia de evaluación en dos fechas distintas hace que se arrojen resultados diferentes y también da a las agrupaciones más posibilidades a la hora de avaluar”, añadió.

El coordinador del programa también celebro la realización previa a los corsos de un congreso de agrupaciones del carnaval porteño: “Allí se dio la discusión sobre todo estos temas. Lo importante es que nos empecemos a hacer cargo de que somos nosotros los protagonistas y los que debemos trabajar para mejorar”.

Finalmente, detalló en la entrevista con Roberto C Villalobos que en la Ciudad de Buenos Aires habrá 35 corsos entre febrero y el primer fin de semana de marzo, aunque algunos no se organizarán todos los fines de semana.

“Tenemos buenas expectativas respecto a este 2014. Trabajamos mucho durante el año, y a conciencia, para llegar a esta etapa de culminación. Además, las agrupaciones también se esforzaron para perfeccionar sus espectáculos a través de vestimentas, escenarios y coreografías”, concluyó.

error: Content is protected !!